Comité Fronterizo
de Obrer@s

CFO

Por los derechos humanos y laborales de los trabajadores de las maquiladoras

 
   
   
   
Inicio> CFO en los medios 2001
English Version
   
   

 

   
   

Frontera NorteSur
Abril 2001

TRABAJADORES Y SINDICATOS EN LA FRONTERA CON TAMAULIPAS

Por Greg Bloom
Editor FNS


Alma estuvo empleada en una maquiladora en Reynosa por tres años soldando componentes electrónicos con materiales basados en plomo hasta que se enfermó de los pulmones y no pudo continuar trabajando. Le tomó tres meses recuperarse y durante ese tiempo no recibió ningún tipo de compensación por lo que ella consideraba una enfermedad relacionada con el trabajo. Cuando regresó a su sindicato para conseguir un nuevo empleo, fue enviada a una compañía diferente --soldando de nuevo. Convencida que moriría si continuaba exponiendose a los vapores como resultado de su trabajo tomó la difícil decisión de renunciar permanentemente de las maquiladoras.

Desde que dejó de trabajar en las plantas ensambladoras Alma ha aprendido que ella debió haber sido protegida por las leyes mexicanas de seguridad ambiental en el trabajo. Pero no fue así. La primera maquiladora en la que ella trabajó tenía ventilación insuficiente --solamente pequeños ventiladores al frente de los trabajadores que estaban supuestos soplar el humo fuera de sus caras. La segunda maquiladora en la que trabajó no fue mejor que la anterior.

El esposo de Alma tiene un buen trabajo en una maquiladora que le paga el equivalente a más o menos US$10 diarios, pero ella nos cuenta que él también enfrenta riesgos de salud en su trabajo. En la planta donde él trabaja ha habido gente que se han pelado la piel de las manos debido a cadenas descubiertas en la máquina al cargarla con tela.

Alma menciona otros accidentes de los que ha escuchado y al hablar con gente en su barrio es aparente que todos conocen muchas historias de accidentes de trabajo en maquiladoras. Por supuesto, todo ésto te hace pensar, ¿qué estan haciendo los sindicatos por los trabajadores en términos de seguridad en las plantas, salarios y otros problemas?

Sindicatos en Reynosa y Matamoros, Tamaulipas

Tamaulipas tiene el sindicato más fuerte en la frontera US-México según Cirila Quintero Ramírez, una investigadora laboral en la oficina de Matamoros del Colegio de la Frontera del Norte (Colef). En Matamoros y Reynosa, ciudades al otro lado del río frente a Brownsville y McAllen, TX respectivamente, la sindicalización es cerca del 100%. Todos los oficios de la construcción están sindicalizados así como los empleados de restaurantes tales como meseros y cocineros. Quintero dijo McDonald's vino a Tamaulipas aún cuando tuviera que tener una fuerza laboral sindicalizada.

Un aspecto aún más impresionante de la fuerza sindical en éstas ciudades es que trabajadores en Matamoros y Reynosa no van a las compañías a buscar trabajo, ellos van a los sindicatos para ser puestos en listas y luego ser puesto en un trabajo por el sindicato, según Quintero. Las mujeres van los martes y jueves, para ser puestas en las listas. Los hombres van los lunes y miércoles. Quintero dice que debido a que los trabajadores tienen que esperar usualmente uno o dos meses para conseguir un empleo el cambio de personal es muy bajo en las maquiladoras de Matamoros y Reynosa. Mientras que en las ciudades fronterizas los trabajadores toman o dejan los trabajos a su antojo causando tasas de cambio de personal anuales tan altas como del 100% o 150% o más en algunas plantas, en Matamoros y Reynosa la tasa anual de cambio de personal es de un sólo dígito en muchas compañías.

Mientras que los sindicatos en éstas ciudades podrían tomar una posición fuerte en cuanto a la seguridad del trabajador y los salarios, parece que no lo hacen. Trabajadores entrevistados para ésta historia mencionaron repetidamente que usualmente temen abogar por mejores condiciones y compensación porque ellos creen que los sindicatos pueden tomar represalias al ponerlos en listas negras cuando vean sus nombres en las listas de empleos. Inclusive algunos trabajadores dijeron que sus posiciones son tan débiles en las plantas, aún cuando pertenezcan a un sindicato, que enfrentan acción disciplinaria por parte de la compañía si van al hospital debido a alguna lesión relacionada con el trabajo antes de recibir permiso del doctor de la planta. Los trabajadores dicen que ésto es debido a que las compañías no reportan las lesiones que son tratadas en la enfermería de la planta. Solo lesiones que son reportadas fuera de las plantas, en hospitales, son incluidas en los reportes oficiales de accidentes, dijo.

Los trabajadores también dijeron que sus sindicatos están confabulados con el gobierno y los administradores para no aumentar los salarios por encima de ciertos límites. De hecho, en Matamoros, en la última vuelta de negociaciones de salarios entre el Sindicato de Jornaleros y Obreros Industriales de la Industria Maquiladora (SJOIIM) y maquiladoras de la ciudad, el SJOIIM comenzó diciendo que a ellos le gustaría pedir un aumento del 30% para los trabajadores. Después, el gobierno pidió que los aumentos se limitaran al 12.75% al mismo momento que la asociación de maquiladora de la ciudad dijo no daría aumentos de más del 12%. Cuando finalmente los contratos fueron firmados, luego de varios días de protestas y el cierre de corporaciones como represalia, el aumento final fue de entre el 12 y 13%.

Estos ejemplos de problemas salariales y de salud son sólo algunas de las razones por la que los trabajadores de Matamoros y Reynosa creen que sus sindicatos estan en contra de obtener mejor beneficios para ellos. Verónica Quiroz, una extrabajadora de maquiladora de Reynosa y organizadora del Comité Fronterizo de Obreras (CFO), dice que en Reynosa, Río Bravo y Matamoros, los trabajadores no sólo tienen que peliar con sus compañías por las cosas que ellos quieren sino que también tienen que considerar cómo irse en contra de sus propios sindicatos. Quiroz y otros trabajadores de las maquiladoras estan de acuerdo que es más fácil organizar trabajadores y obtener resultados en ciudades de la frontera mexicana donde los sindicatos casi no existen o tienden a ser más débiles.

El caso laboral y la maquiladora Duro en Río Bravo

Durante el pasado año los trabajadores de la maquiladora Duro Bag Bag Manufacturing en Río Bravo, Tamaulipas trataron de establecer un sindicato independiente en su planta --consiguiendo una gran hostilidad. Los trabajadores organizadores fueron despedidos de la compañía y la casa de uno de los organizadores fue incendiada. En los días finales de las elecciones la campaña de la corporación y del sindicato en contra de los trabajadores se hizo tan intensa que lo que parecía ser una apoyo casi unánime por el sindicato independiente se tradujo en 497 votos por la Confederación Revolucionaria de Obreros y Campesinos (CROC) y sólo 4 votos para el sindicato independiente, según el McAllen Monitor de Marzo 3, 2001.

De acuerdo al CFO y a la Coalición por Justicia en las Maquiladoras (CJM), trabajadores de la planta de Río Bravo fueron forzados a votar al frente de CROC y de la administración luego de que les dijeran de que iban a ser despedidos si votaban por el sindicato independiente. También según fuentes de la CJM a los trabajadores les dijeron que Duro cerraría sus operaciones y se mudaría a otra ciudad si el sindincato independiente ganaba las elecciones de la planta. Considerando estas amenazas y las alegaciones que los trabajadores fueron acosados de otras maneras, el resultado final de los votos no es sorprendente.

Una parte de la campaña para ayudar a los trabajadores de Duro fue un pedido de que la gente escribiera cartas al Presidente Vicente Fox y a otros funcionarios gubernamentales pidiendo de que se permitiera el voto secreto y seguro en la planta. Como la votación se realizó dentro de la planta enfrente de funcionarios del CROC y Duro mucha gente se preguntaba por qué el Presidente Fox, un hombre que se lanzó para las elecciones con una campaña pro-democrática, no trató de apoyar la libertad de voto en una elección sindical.

Quintero, investigadora de Colef, y trabajadores de maquiladoras creen que el Presidente Fox pone primero la estabilidad económica que los derechos y libertades de los trabajadores porque teme la propagación de sindicatos independientes a lo largo de la frontera y teme que los trabajadores hagan muchas demandas a los dueños de las maquiladora. Los planes económicos y sociales de Fox dependen mayormente en el contínuo crecimiento y expansión de la economía en el país y un panorama laboral tenebroso en la frontera podría impactar negativamente la inversión en la región y en el país, dicen ellos. Finalmente, dijo Quintero que Fox quiere mantener a la Confederación de Trabajadores de México (CTM) contenta para poder disfrutar del mayor apoyo posible de la CTM en el congreso cuando finalmente decida hacer cambios que afectarían la CFE ( Comisión Federal Electrica) y sindicatos Pemex.

Fuerza para cambiar

Dado que los trabajadores deben luchar tanto en contra de los dueños de las maquiladoras como en contra de los funcionarios sindicales en sus sitios de trabajo, Verónica Quiroz dice que los cambios deben comenzar primero juntando trabajadores y haciendo que hablen de lo que ellos quieren cambiar en sus lugares de trabajo. Después, los trabajadores tienen que discutir como alcanzar sus nuevas metas. Grupos como el Comité Fronterizo de Obreras pueden ayudar con éste proceso juntando a los trabajadores en los vecindarios donde residen y educándolos acerca de sus derechos bajo las leyes federales laborales existentes.

Una reciente victoria para los trabajadores de Reynosa tuvo lugar en una planta de Delphi. Según la organizadora del CFO, María Elena García, empleados de uno de los turnos no estaban satisfechos con el representante que su sindicato les había asignado y comenzaron a trabajar para reemplazarlo. El sindicato no quería perder poder en la planta así que trató de programar una elección para representante de turnos cuando muchos de los trabajadores no pudieran asistir, dijo García. Los trabajadores respondienron entonces rechazando asistir a la elección y programaron una elección para después cuando fuera conveniente para ellos. Al final pudieron elegir su propia plancha de representantes.

En el futuro será trabajo básico como éste, basado en la planta y guiado por los trabajadores, que creará resultados positivos para los trabajadores, de acuerdo a García y Quiroz. Nadie más los va a ayudar a seguir adelante, dicen ellas, ni los sindicatos ni definitivamente las compañías. Ellas piensan que si los trabajadores se quieren proteger así mismo de los vapores del plomo y de máquinas con cadenas que comen manos y educar a sus familias, y si quieren ganar salarios que les permita alimentar, vestir y educar a sus familias entonces ellos tienen que avanzar por ellos mismos.


Ir arriba

   
   
   
   

www.cfomaquiladoras.org es producido en colaboración con el
Programa de la Frontera México-Estados Unidos
del Comité de Servicio de los Amigos (AFSC)

Comité Fronterizo de Obrer@s (CFO)
Monterrey #1103, Col. Las Fuentes
Piedras Negras, Coahuila
C.P. 26010, México