Por los derechos humanos y laborales de los trabajadores de las maquiladoras
 
Inicio | Mujeres Juárez | English
   

cfomaquiladoras.org
Julio 8, 2005

Dos trabajadoras de maquiladoras en Ciudad Juárez hablan sobre la violencia hacia las mujeres

“Si no sales conmigo, no te doy empleo permanente”

A Olga Lidia Valenzuela la despidieron el 1 de junio del 2005 de la maquiladora Rapid Industries porque la acusaron falsamente de haber repartido unos volantes. Olga habla también de la situación de violencia contra las mujeres en Ciudad Juárez.

“Es muy feo lo que está sucediendo aquí. Yo por ejemplo cuando voy caminando me voy cuidando siempre. Cuando siento pasos detrás de mí, volteo la cabeza a ver si hay alguien. A mí me ha pasado que un carro se ha parado y el hombre al volante me ha abierto la puerta como esperando que me suba. También conozco una señora de 42 años a quien siguieron igual.

Yo salía temprano a trabajar en la maquiladora, a las 4:50 de la mañana para tomar el autobús de la ruta a las 5:00. Hay más peligro en las mañanas de invierno, porque está oscuro. Como el autobús pasaba afuera de mi casa, lo que hacía era mirar desde una ventana y salir justo cuando ya venía el autobús, en lugar de salir a esperarlo afuera.

También en las noches es peligroso andar. Los autobuses de las maquiladoras no dejan cerca de sus casas a muchas trabajadoras. Ellas tienen que caminar varias calles.

Si veo una patrulla, me da más miedo. La policía me da más temor que confianza. También tenemos temor de los taxistas, porque ha habido algunos que han abusado de mujeres.

Las costumbres de vida han cambiado para muchas mujeres. Una se cuida ahora más. Yo no tomo cualquier calle, sino escojo las que pienso pueden ser más seguras. Porque hay lugares oscuros, sin casas. Además camino por en medio de la calle. Y en la tarde, a las 7:00 p.m. ya estoy en mi casa. El otro día que fui a una reunión regresé como a las 9 de la noche y me dio miedo, porque el camión pasaba retirado de mi casa.

En la maquiladora tenía una compañera a quien un amigo de su familia tuvo secuestrada varias horas. Ella logró zafarse y vino a refugiarse en la maquiladora yo creo que porque se iba a sentir más segura entre sus compañeras. Yo la vi cuando llegó con nosotras. Otra compañera llegó toda golpeada al trabajo.

Una muchacha conocía a una mujer que fue desaparecida. Se dice que muchas de las desaparecidas andan tatuadas o visten provocadoramente, pero hay otros casos en que las víctimas son personas muy serias, o que no tienen novio ni van a los bailes.

Ahora el miedo ha crecido en todo Juárez por los casos recientes de dos niñas asesinadas en días diferentes.

Se supone que ahora existe una policía especializada que patrulla alrededor de algunas maquiladoras o parques industriales. Pero los autobuses deberían dejar a las trabajadoras más cerca de sus casas, o siquiera poner autobuses. Algunas maquiladoras tienen tres turnos: el primero de 6:00 a.m. a 3:30 p.m.; el segundo de 3:40 p.m. a 12:10 a.m.; y el tercero de 10 p.m. a 6:00 a.m. En este tercer turno muchos trabajadores no tienen autobús. Así que de la maquiladora tienen que salir al centro de Juárez y de ahí irse a sus casas como puedan. Pero el centro está peor, ahí hay muchos malandros. Por eso mucha gente en Juárez dice que el centro es zona de alto riesgo.

Las autoridades no hacen nada. Pero a mí me dan mala espina. No quieren que entre el FBI a investigar, porque dicen que en Juárez hay una autoridad. Yo creo que entre los mismos policías se protegen unos a otros. No hay procuración de justicia.

Y en las maquiladoras hay mucha discriminación contra las mujeres. Aquí hay muchos supervisores que dicen a las trabajadoras: ‘si no sales conmigo, no te doy empleo permanente’. Una muchacha que conozco denunció a un gerente llamado Gerardo por acoso sexual y la despidieron. Luego denunció ese hecho y la reinstalaron, pero como el gerente es amigo de ese Gerardo, le está dando infierno a ella, tratándola muy mal. Todo a causa de haber denunciado el acoso. Muchas trabajadoras por eso no denuncian, porque hay temor y porque necesitan el trabajo”.

En Ciudad Juárez, hasta los policías se tienen que cuidar unos a otros

Gloria es otra trabajadora de las maquiladoras

“El problema aquí en Ciudad Juárez es que las mujeres ya no sabemos de quién nos tenemos que cuidar. Y es que en realidad hay que cuidarnos de todos los hombres, principalmente de los policías, pero también de los políticos, de los vecinos y de los familiares. Hace unos días aparecieron en lugares separados dos niñas asesinadas, de ocho y diez años de edad. A una de ellas la mató el esposo de una amiga de la mamá de la víctima. Cualquier hombre puede matar a una mujer simplemente “porque se le pasó la mano”.

Las mujeres no tenemos confianza en la justicia porque no se ha hecho nada. Antes aparecían los cadáveres lejos, casi en el desierto en las afueras de Juárez, pero hace poco dejaron a una mujer muerta en plena avenida en la ciudad. E incluso entre mismas policías no se tienen confianza. En algunas vías rápidas, como en la carretera que va de Juárez a Nuevo Casas Grandes, hay retenes de unas llamadas “células mixtas” formadas por diferentes cuerpos de policías y ejército para que se vigilen unos a otros mientras revisan vehículos y se suben a los autobuses a revisar al pasaje.

En las maquiladoras, las mujeres no denuncian el acoso sexual primero porque a una como mujer no se nos hace caso; pero también por temor a represalias. En las maquiladoras nos amenazan con boletinar por internet nuestros nombres para que no nos contraten en otras fábricas. Otras trabajadoras piensan que hasta pueden ser golpeadas si insisten en sus denuncias”.

 

Ir arriba