Comité Fronterizo
de Obrer@s

CFO

Por los derechos humanos y laborales de los trabajadores de las maquiladoras

 
   
   
   
Inicio> CFO en los medios 2008-09
English Version
   
   

 

   
   

La Frontera - El puente que enlaza dos países, dos mundos
Escuela Secundaria de Artes de la Comunicación - San Antonio, TX
Junio 2008

ALCOA
Adentro de la fábrica que fue noticia nacional luego que sus trabajadores hablaron de sus problemas en una convención de accionistas en 1996.

Por Michelle Tarantino

Michelle Tarantino, estudiante de la Escuela Secundaria de Artes de la Comunicación en San Antonio, fue con la delegación de accionistas de Alcoa en Febrero 2008 a Ciudad Acuña y Piedras Negras. Esta es la revista que ella hizo para su clase acerca de ese viaje.

Manejando hacia las instalaciones de Alcoa sentía como si estuviera entrando a una comunidad encerrada: Un guardia nos saludó por la ventanilla del coche pidiéndonos que firmáramos para entrar, hay calles y aceras que conectan las nueve diferentes plantas, y había gente caminando por los alrededores adonde quiera que mirábamos. La única diferencia real que podía ver era la ausencia de paisaje y la presencia de muchísimos camiones grandes.

Alcoa es una compañía estadounidense que se especializa en productos y componentes de aluminio, la cual emplea 97,000 personas en treinta cuatro países con treinta cuatro diferentes leyes laborales federales que necesitan ser cumplidas. Yo acompañé a accionistas preocupados por la responsabilidad social hasta Acuña, México, donde visitamos la fábrica Soluciones Eléctricas y Electrónicas (Electrical and Electronic Solutions). Antes de que el tour comenzara, nos dieron lentes de seguridad y luego nos mostraron dos caballetes con papeles llenos con información general de la planta.

Construida en 1986, la planta tiene 64,436 pies cuadrados. Los trabajadores son primariamente hombres en un porcentaje divido sesenta/cuarenta, y el nivel educativo no es algo de lo que se pueda presumir. Treinta y ocho por ciento de los trabajadores tiene educación elemental y solamente el 17% terminaron la secundaria. Regularmente se corren dos turnos, uno comenzando a las 7a.m y terminando a las 5p.m, mientras que el segundo turno comienza a las 5p.m y termina a las 12a.m. Cada trabajador esta supuesto a tener tres períodos de descanso diarios: quince minutos en la mañana, treinta minutos para almorzar y diez minutos en la tarde. Los salarios diarios van desde sesenta y siete hasta doscientos pesos, con un promedio de ciento nueve pesos diarios. Con una tasa de cambio de once pesos por dólar, esto sería más o menos el equivalente a diez dólares estadounidenses.

"¿Tienen alguna pregunta?" preguntó eventualmente el supervisor. La respuesta fue un silencio y las puertas que llevan hacia dentro de la fábrica finalmente se abrieron.

La estructura me recordó un gran depósito: el techo tenía más o menos veinticinco pies de alto, y el piso era gris de cemento pulido. A mi derecha, estantes azules contenían coloridos cables que los trabajadores usaban para construir sus arneses. A mi izquierda habían maquinas con todavía más cables esparcidos en todas las superficies. Los trabajadores no vestían uniformes más que los guantes grises proporcionados por la compañía. Personas en trabajos especiales sí tenían camisas de colores para denotar su autoridad: los líderes de equipo vestían amarillo, los enrutadores (?) vestían de naranja y los supervisores vestían azul. Los líderes de equipo están encargados de pequeñas áreas, mientras que varios supervisores se encargaban de toda la planta. Los enrutadores están encargados de conseguir todos los materiales necesarios para las máquinas. Me di cuenta que algunas mujeres tenían zapatos de tacón alto y prendas que colgaban cuando el gerente de la planta , Raúl Salinas, nos aseguraba que las mujeres embarazadas ahora tenían sillas para sentarse mientras trabajaban. A algunos trabajadores les proporcionaron tapetes negros, los cuales fueron colocados en el piso con cinta adhesiva amarilla, esperando darle alivio a los pies del estrés de trabajar parado todo el día.

Boletines para mensajes colgaban de la pared al lado de la cafetería cubiertos con coloridas gráficas desplegando los números de producción de la planta. El director de operaciones, Mark Doss, nos informó que tenían cajeros automáticos que podían ser utilizados durante los descansos. Los pagos son depositados directamente cada semana en las cuentas bancarias de Banamex requerida a los trabajadores.

La vida de la fábrica tiene un horario bastante apretado que es difícil de alterar. La fábrica completa cierra por dos semanas en el verano y dos semanas en navidad, pero cualquier otro día de vacaciones debe ser ganado igual que cualquier otro trabajo. Se puede esperar ser despido después de cuatro ausencias no justificadas, pero nuevamente, eso es como en cualquier otro trabajo. La diferencia real entre la vida en las fábricas de México y de un trabajo más tradicional yace en lo que no se puede ver en un tour.

 

Las Hermanas Benedictinas de Boerne distribuyen un boletín para mantener a sus miembros informados de eventos pasado y futuros. Esta foto es un closeup de la gráfica que aparece siempre en el lado izquierdo de cada boletín. Usted puede pedir a las Hermanas que le envíen el boletín escribiendo al P.O. Box 28073 en San Antonio, TX 78228.

 

 

Facilitando desde un lado
Un involucramiento de los accionistas


Mientras que los trabajadores y ejecutivos de Alcoa se enfrentan en una de sus reuniones, yo estaba sentado a un lado con la Hermana Susan Mika y otras tres personas con afiliación religiosa: John de los Sacerdotes Apasionados de Chicago, Pat de la Iglesia Luterana de Pittsburgh, y Ricardo del Comité de Servicio de los Amigos Cuákeros de Filadelfia. Nuestra presencia en el cuarto podría no tener sentido, pero el arduo trabajo y determinación de esta gente hicieron esta reunión posible. Todos de diferentes organizaciones religiosas, estas cuatro personas tenían una sola cosa en común, su membrecía en la Coalición de Inversión Socialmente Responsable. Esta organización, formada por denominaciones religiosas, utilizó su poder como accionista para animar a las grandes corporaciones a mantener una responsabilidad moral cuando tratan con factores sociales y económicos del comercio.

Las Hermanas Benedictinas de Boerne, Texas eran dueñas aproximadamente de tres mil dólares en acciones de Alcoa en 1995, y decidieron presentar una resolución de accionistas ante Alcoa para tratar las condiciones de trabajo en México. El secretario corporativo vino a Acuña, México para reunirse con los trabajadores y los accionistas y, discutir los problemas principales que la fábrica enfrenta. Luego de eso, la Hermana Susan Mika escribió una carta al entonces Presidente Ejecutivo General (CEO por sus siglas en inglés), Paul O'Neill, resumiendo las preocupaciones de los accionistas. Nunca recibieron una respuesta, por eso las Hermanas decidieron traer a varios trabajadores para que presentaran su caso en la reunión anual en Pittsburgh, Pensilvania. Mika dice "Se podía escuchar la caída de un alfiler cuando los trabajadores describían su situación."

Los trabajadores tomaron una hora y media extra con Paul O'Neill para discutir los problemas de las fábricas con más detalle. Luego de investigar los problemas, O'Neill inmediatamente aumentó los salarios a $5.30 semanal, y despidió al presidente ejecutivo de esa específica división de Alcoa.

Los CEOs que estuvieron después de O'Neill quisieron seguir reuniéndose con los trabajadores de las fábricas y con los accionistas, así que se creó el Proyecto Piloto para mantener la línea de comunicación abierta. Personal de Recursos Humanos, funcionarios de la planta y trabajadores se reúnen cada dos o tres meses para discutir las condiciones de trabajo.

 

Los trabajadores
Hacen denuncias

Estas son las manos de uno de los trabajadores de Acuña. Sus identidades tienen que permanecer en secreto para evitar cualquier perjuicio en las fábricas.

A mi lado, hay tres hombres vestidos con traje formal, maletines a sus lados y papeles esparcidos en frente de ellos. En el otro lado, hay varias mujeres y hombres en ropa casual sentados en una hilera, hablan calladamente mientras miran ansiosos a los tres hombres que mencioné antes. Esto podría parecer algo malo, especialmente porque estaba en México, pero afortunadamente no lo era. La gente que me rodeaba eran trabajadores de Alcoa, y tomaban parte del Proyecto Piloto que junta a trabajadores de las fábricas y a ejecutivos para discutir problemas laborales. Los trabajadores de Piedras Negras se han estado reuniendo con Alcoa desde Octubre del 2006, los de Acuña comenzaron a reunirse este enero. Las reuniones son civilizadas y hasta personales debido a la presencia de varios trabajadores. El método cara a cara asegura a los trabajadores que sean reconocidos todos los problemas mientras permite que el Presidente, Walt Frankiewicz, y el Vice Presidente, Jim Borsi, tengan la oportunidad de explicar las cosas y de que se den cuenta de lo que pasa en las fábricas.

El primer problema mencionado, en ambas ciudades, fueron los salarios. En Piedras Negras los trabajadores consideran que un cuatro por ciento de aumento en los salarios es muy bajo. "Los salarios han estado estancados por más de tres años y el costo de vida ha aumentado más de ese porcentaje", expresaron los trabajadores en su delineamiento . En la reunión de Acuña, Frankiewicz trató de explicarle a los trabajadores los muchos factores detrás de los salarios, tal como la ganancia general de la compañía. "Al continuar proporcionando cableados a compañías que terminan su año con un déficit, nosotros también terminamos nuestro año apenas en la raya, sin pérdidas ni ganancias, haciendo muy difícil aumentar los salarios" explicó. Este simple concepto económico no es fácil de entender para estos trabajadores con poca educación, que solo ven que el costo de vida aumenta de forma constante y que sus ingresos no. Mantener una familia es muy difícil cuando ganas más o menos sesenta dólares semanales

En Acuña, los trabajadores pidieron que les dijeran qué problemas expuestos en reuniones anteriores habían sido resueltos. Borsi anunció que a las mujeres embarazadas se les permitía ahora que faltaran al trabajo para ir a sus citas médicas, pero sólo cuando vayan al especialista, lo cual no incluye al ginecólogo. Esta enmienda parece contradecirse a sí misma, y los trabajadores no estaban contentos. "¿Qué es considerado un especialista?" preguntó uno de los trabajadores.

Otro se preguntaba a que otro doctor podría visitar una mujer embarazada. Joca San Martin, representante de recursos humanos, explicó que los ginecólogos tienen horas flexibles y por lo tanto no son especialistas. El asunto fue discutido por un largo rato hasta que los ejecutivos dijeron que van a definir el término "especialista". Yo no creo que la definición sea el verdadero problema.

Los trabajadores de Piedras Negras comenzaron su reunión con una nota positiva, reconociendo los cambios que han visto en sus fábricas gracias al Proyecto Piloto. Luego, los problemas que preocupan a los trabajadores fueron discutidos de nuevo cuando cada trabajador explicó un problema específico y luego compartieron historias personales. Uno de los trabajadores nunca habla de sus quejas personales, porque los investigadores nunca creen en la veracidad de sus quejas. Borsi dijo "Ustedes necesitan traer sus problemas a nivel local y necesitan una vía para eso. Si no se resuelve el problema entonces ustedes tienen que traerlo a la reunión". Borsi parecía molesto por la ineficiencia de las reuniones de cuatro horas de duración pero es el único chance que los trabajadores tienen para verdaderamente comunicarse con los ejecutivos corporativos, lo cual puede ser una experiencia para destrozar los nervios.

Cuando la reunión terminó los ejecutivos de la compañía y los trabajadores compartieron conversaciones casuales y se rieron juntos. En esta reunión el estereotipo de trabajadores indefensos y ejecutivos sin corazón no se consigue. En vez, trabajadores llenos de angustia y de deseos de hablar se paran delante de uno, necesitando solo un pequeño codazo para irse en la dirección correcta, y a los ejecutivos parece que les importara y hacen un intento para arreglar los muchos problemas. Interés propio es el centro de todos los involucrados, comenzando con el deseo de los ejecutivos de manejar una compañía rentable y terminando con el deseo de los trabajadores de tener un ingreso sustentable.

Los problemas continuaran existiendo en grandes corporaciones que tienen plantas en países del tercer mundo, pero estas mismas corporaciones deben aceptar su responsabilidad social cuando tratan con empleados de esos países. Uno de los trabajos más importantes del comercio internacional es estimular el crecimiento económico y mantener relaciones positivas entre los dos países asociados. Los ejecutivos de Alcoa casi nunca se enfocan en los derechos de los trabajadores, y todavía hay muchos problemas que resolver dentro de la compañía, pero se esta progresando al tener las líneas de comunicación abiertas.

 

Maquiladoras
La opción que se esfuerza por los derechos de los trabajadores.

Usted pensaría que al abuso al trabajador cesa cuando el trabajo acaba, ¿verdad? Bueno, no siempre es así en estos pueblos fronterizos. Algunas veces empleados que son despedidos en malos términos son puestos en listas negras. Esta frase describe situaciones en las cuales compañías, como Alcoa, hace una lista de ex-trabajadores que ellos creen no merecen trabajos y se la pasan a otros empleadores, quienes a su vez le niegan trabajo a las personas que aparecen en esa lista.

Una trabajadora de Acuña afirma que fue puesta en una lista negra y no ha podido volver a trabajar. Los ejecutivos respondieron diciendo que la Corporación Alcoa no participa en lista negras para empleados e hizo caso omiso del reclamo.

Afiches hecho a mano como este cubrian las paredes de toda la maquiladora. Este afiche tiene información sobre la manufactura de productos.

Aún queda el problema de que ciertos trabajadores no han podido conseguir trabajo luego de perder un trabajo de fábrica, y aún esos que continúan trabajando en fábricas siguen frustrados con las condiciones de trabajo y salarios. Sorprendentemente existe una alternativa y tenemos que darle las gracias a desempleados enojados. A través de los pueblos fronterizos de México hay pequeñas fábricas textiles que son propiedad de los trabajadores y operadas por ellos mismos. Julia Quiñonez, una ex-empleada de Alcoa que ahora ayuda a representar y organizar argumentos para empleados actuales de Alcoa en las reuniones del Proyecto Piloto, administra una que se encuentra en Piedras Negras.

El pequeño edificio conocido como "Maquiladora Justicia y Dignidad", emplea más o menos quince mujeres, que pasan el día entre telas y máquinas de coser, creando bolsas de tela y ropa con materiales proporcionados por organic goods.com. Las paredes están cubiertas con diferentes patrones y afiches hechos a mano desplegando las reglas y creencias de la fábrica.

"Trabajamos con la meta de proporcionar salarios justos a nuestras trabajadoras", explicó Julia cuando hacíamos un tour de la fábrica. Tomar fotos no solo es permitido sino que se anima a que las tomen, y una de las trabajadoras insistió en que me probara uno de sus nuevos diseños. "Un hombre de Paris no ha estado enviando patrones y estamos ahora probando el margen de ganancias", explicó, mientras metía por mi cabeza un vestido gris.

La instalación entera emanaba energía positiva, pero ninguna de sus empleadas ha olvidado su pasado. En cada pared de la oficina hay un afiche desplegado que pide por los derechos humanos en cualquier corporación. Después de todo, este era el primer año que la maquiladora cerraba su año sin pérdida ni ganancia, pero salarios de sustento son cosas de su pasado.

   
   
   
Estos afiches cubren las paredes de una pequeña oficina a la entrada de la maquiladora, dándole al edificio entero un espíritu de esperanza.

  Las herramientas que los trabajadores usan diariamente en la maquiladora son parte esencial de una producción eficiente. Estas herramientas estaban esparacidas por todo el lugar.
 
 
 
 

   
  Dentro de la maquiladora "Dignidad y Justicia" los patrones son dibujados y colgados en la pared de atrás. Las dos fotos de abajo son close-ups de diferentes camisetas diseñadas para hombres..
 

  Camino a la reunión del Proyecto Piloto, tomé varias fotos desde la ventanilla del coche de las calles de Piedras Negras, México. Edificios de colores brillantes y paredes pintadas con anuncios son comunes en estas poblaciones.  
   

Ir arriba

   
   
   
   

www.cfomaquiladoras.org es producido en colaboración con el
Programa de la Frontera México-Estados Unidos
del Comité de Servicio de los Amigos (AFSC)

Comité Fronterizo de Obrer@s (CFO)
Monterrey #1103, Col. Las Fuentes
Piedras Negras, Coahuila
C.P. 26010, México