Comité Fronterizo
de Obrer@s

CFO

Por los derechos humanos y laborales de los trabajadores de las maquiladoras

 
   
   
   
Inicio> CFO en los medios 2008-09
English Version
   
   

La frontera y la fuerte urgencia del ahora

   
   

Por Judith Rosenberg
Abril 14, 2009

Cuando Austin Tan Cerca de la Frontera (ATCF) comenzó a ir a la frontera hace diez años, las actividades del crimen organizado habían alcanzado ya niveles alarmantes. Desgraciadamente, no mucha gente estaba alarmada, pero al menos la oficina de investigación de la Cámara de Diputados se preocupó lo suficiente para estudiar el problema. Ella encontró que en 1999 se cometieron a diario 208.7 delitos federales mayores. O sea 76,175 por año. Ese tipo de delitos incluye homicidios, tráfico de armas y secuestros. El tráfico de drogas comenzó a florecer en México durante los años ochenta luego de que la DEA y otras agencias estadounidenses cerraron el Caribe y el sur de la Florida como canales de entrada de la cocaína colombiana. Con el Tratado de Libre Comercio de América del Norte y el aumento del tráfico comercial en los años noventa, los cárteles encontraron más formas de cruzar drogas, dinero y armas a través de la frontera. Dada esa historia que data de hace varios años, ¿por qué de repente le ha dado a Estados Unidos y a México esa fuerte urgencia del ahora?

Cuando la primera visita de ATCF a la frontera, el Comité Fronterizo de Obrer@s (CFO) se estaba consolidando. Había apenas rentado una oficina en Piedras Negras y esto fue paso que dio a los trabajadores de las maquiladoras un espacio propio y gran empuje a sus acciones organizativas. Una poderosa campaña por los derechos y la dignidad se estaba creando en una maquiladora de autopartes de Alcoa; y aunque la salida a China había comenzado, había todavía algunas fábricas de ropa donde los trabajadores aprendían sus derechos y ganaban indemnizaciones significativas.

También en 1999 comenzó a aparecer evidencia en Ciudad Juárez de una ola de crímenes casi siempre de jovencitas de bajos ingresos. Estos crímenes de género o “feminicidios” habían comenzado en 1993 y ellos seguían un patrón de secuestro, violación sexual, tortura y mutilación. Los restos de las víctimas eran tirados en sitios públicos. La gran mayoría de esas muertes continúan impunes hasta el presente. ¿Dónde está la urgencia de abordar esa ola de crímenes? Nunca se concretó.

Nuestro gobierno de Estados Unidos parece no reconocer los problemas a menos que esté a la mano una solución, de preferencia una que pueda ser subcontratada. Ahora que los crímenes en la frontera son oficialmente alarmantes, tendremos más personal de las fuerzas policiales: de la Fuerza de Tarea para Aplicar la Seguridad Fronteriza (BEST, por sus siglas en inglés), del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE por sus siglas en inglés) y de la Patrulla Fronteriza; del Operativo Armas Cruzadas y del Operativo Firewall para el contrabando de dinero; y analistas de inteligencia. Eso sin contar los equipos de identificación biométrica; los perros entrenados que detectan armas y dinero; las unidades de rayos X para vehículos de pasajeros; los aparatos para leer las placas de los coches y más. ¡Qué floreciente industria! ¡Qué mejor lugar para encontrar trabajo en una economía que se está hundiendo! Creo que ese es uno de los propósitos de la guerra contra las drogas en su fase actual. Es una forma de paquete de estímulo económico. El otro es mantenernos con miedo y por tanto ansiosos por aceptar la solución militar por inadecuada que sea. Como la guerra con Iraq se está acabando, el complejo industrial militar encuentra nuevos mercados.   

Pero, ¿cómo puede todo este personal y armamento, prometidos por el Departamento de Seguridad Nacional, ayudar a sanar las heridas que ya han sufrido la gente, comunidades, estructura social y cultura dentro de México? No pueden. La esperanza de esas comunidades afectadas está puesta ahora en el CFO y organizaciones y movimientos similares a él. Yo creo eso de manera fuerte y urgente.

 

El CFO proporciona un modelo de ciudadanía que trasciende el miedo y el fuerte letargo del ahora. Yo he visto con mis propios ojos cómo su presencia en un lugar afirma y da enfoque a los impulsos de la gente trabajadora de procurarse unos a otros, de trabajar juntos a pesar de la influencia alienante de las maquiladoras. He visto que su visión y métodos democráticos ayudan a construir una comunidad vital que funciona en grupos de diez, cien o incluso miles de personas. Es una dinámica impresionante que ellos ponen en juego. Ellos no se movilizan constantemente, pero en el lapso de los casi diez años que los hemos visitado, el CFO mantiene una presencia permanente, construyendo fuerza paso a paso, persona por persona.

Un miembro de una de nuestras delegaciones, haciéndola de abogado del diablo, preguntó una vez a nuestros anfitriones: “Ustedes han estado organizando por mucho tiempo. ¿Qué han logrado? La gente es todavía muy pobre y no tienen poder’. 

Julia Quiñonez, coordinadora del CFO, le contestó: “Nuestro más grande logro es que despertamos consciencia y superamos la apatía y el derrotismo. Sin eso no podemos hacer nada en las maquiladoras… Por ejemplo, si a una mujer le gritan en el trabajo, ella puede comenzar a aprender sus derechos y volverse fuerte.  Ella puede mirar a su jefe a los ojos y decirle ‘no me grite’, y entonces decirle también a su esposo ‘no me pegues’. Ese es nuestro mayor logro y de allí partimos”.

De enhebrado en enhebrado, el tejido social se re-teje por sí solo. No es una manera fácil o rápida de responder a los difíciles problemas sociales, y tampoco la única... pero toca las vidas reales de manera que el Departamento de Seguridad Nacional o el Plan Mérida nunca lo harán. Y por eso, siento una fuerte urgencia de ir a la frontera ya.  

P.S. Estábamos hablando en Austin sobre la crisis financiera y lo inadecuado del paquete de rescate económico que deja la distribución del poder y los recursos exactamente como están: peligrosa y desastrosamente desbalanceados. Leslie Cunningham, activista local y participante en una delegación de ATCF, dice: “Sí, por eso es tan importante el CFO. Durante años, ellos han encontrado maneras de redistribuir los recursos y el poder. De manera modesta, pero al menos lo están haciendo”.

Sí, nuestros anfitriones son la gente que solía hacer los Calvin Klein que se ponen ustedes y que ahora hacen las autopartes que ustedes no sabían que existían. Son las trabajadoras y trabajadores que están siendo directamente afectados por el “libre comercio”. La globalización al estilo de las corporaciones se ha construido sobre sus espaldas. Además, ell@s son quienes están tomando la iniciativa en la frontera en el comercio JUSTO y en inventar formas innovadoras para empoderar y abogar por ell@s mism@s. Nosotros nos reunimos con estas mujeres y hombres trabajadores, y con sus familias, en sus comunidades y hogares. Celebramos con ell@s la cultura mexicana, y aprendemos sobre los pasos que ellos han estado tomando por casi 30 años para mejorar sus condiciones de vida y trabajo, y para defender los derechos humanos, la justicia y la dignidad.

 

 

 

 

 

 

Ir arriba

   
   
   
   

www.cfomaquiladoras.org es producido en colaboración con el
Programa de la Frontera México-Estados Unidos
del Comité de Servicio de los Amigos (AFSC)

Comité Fronterizo de Obrer@s (CFO)
Monterrey #1103, Col. Las Fuentes
Piedras Negras, Coahuila
C.P. 26010, México