Por los derechos humanos y laborales de los trabajadores de las maquiladoras
 
Inicio | CFO en los medios | English
   

OIT “urge firmemente” a México que investigue conductas antisindicales de Alcoa y de autoridades laborales contra sindicato independiente en 2002

CFOmaquiladoras.org/ abril 19, 2006

El Comité de Libertad Sindical (CLS) de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) presentó un informe en que el Comité pide que se le mantenga informado de la evolución de la situación en relación a la Queja contra el gobierno de México presentada por el sindicato independiente que 502 trabajadores de Alcoa en Piedras Negras, Coahuila, decidió formar en junio de 2002.

El sindicato independiente de la empresa Macoelmex, propiedad de Alcoa, fue producto de una intensa lucha de la base trabajadora que comenzó en febrero de 2002 y culminó con la negativa de las autoridades a otorgar un registro a dicho sindicato y con el posterior despido de 20 líderes en octubre del mismo año. Los trabajadores apelaron la decisión del gobierno en varias instancias legales en México, y en julio de 2004 interpusieron Queja a la OIT. El gobierno de México a propósito se demoró en enviar sus observaciones a la instancia internacional, y sólo lo hizo de manera pésima hasta septiembre de 2005.

El CLS, en su reunión de marzo del 2006, discutió los razonamientos de los trabajadores y la burda respuesta del gobierno. En sus recomendaciones, el CLS “subraya con preocupación que está todavía sin resolver otro recurso presentado por el sindicato querellante ante el Tribunal Colegiado de Distrito..." y “deplora este retraso de varios años”. Para la OIT, “el retraso en la adminsitración de justicia equivale a su denegación”.

La OIT también “pide al gobierno que le informe sobre la aplicación del pronunciamiento de la Suprema Corte de Justicia en relación con los artículos 395 y 413 de la Ley Federal del Trabajo”. Esta recomendación se refiere a la acusación del sindicato independiente en el sentido de que se usó en su contra la "cláusula de exclusión” de los contratos colectivos, que condicionan la contratación de los trabajadores a su afiliación a un sindicato (en este caso la CTM) y que obligan a la empresa a despedir a los trabajadores que renuncian al sindicato o son expulsados por el mismo. La Suprema Corte ha declarado inconstitucional la "cláusula de exclusión”, y los artículos 395 y 413 permiten dichas cláusulas.

El CLS también “lamenta” que el gobierno no haya enviado informaciones específicas acerca de los actos de discriminación antisindical y violencia con motivo de la constitución del sindicato independiente, y sobre otros actos de intimidación y amenazas por parte de Alcoa, sindicato CTM y autoridades laborales. El CLS “urge firmemente al Gobierno que tome medidas para que se realice una investigación sobre los alegatos y, si se confirman los hechos alegados, que asegure la reparación de las conductas antisindicales”.

Los trabajadores que formaron el nuevo sindicato funcionaron durante nueve meses como la legítima representación de los trabajadores en la sección sindical de la CTM de la planta en que laboraban. Lo hicieron así gracias al apoyo de la base que los eligió en tres ocasiones por sobre planillas de la CTM, y a pesar del constante boicot que sufrieron por parte de la empresa y de los líderes cetemistas.

Después de ser despedidos a fines de 2002, y de la negativa de registro sindical, los líderes del sindicato independiente (en realidad lo que solicitaron legalmente fue la figura de “sindicato de empresa”) tomaron sus indemnizaciones durante el año 2003. Luego de una campaña internacional de presión a Alcoa, la compañía aceptó en los hechos su culpabilidad en los hechos sucedidos y forzó la renuncia de sus dos principales gerentes a cargo de las plantas de Piedras Negras en enero de 2003.

En un comunicado de prensa de febrero de 2005, el Comité Fronterizo de Obreros (CFO) señala que los principales motivos de interponer la Queja ante la OIT fueron sentar un precedente para futuras luchas de los trabajadores de Alcoa; garantizar el derecho a la libre sindicalización; y despejar el camino para seguir avanzando en la democracia sindical en el país.

Los trabajadores de Macoelmex (Alcoa) en Piedras Negras tuvieron que replegarse ante la ofensiva de la compañía y de la CTM, y durante los años 2003 y 2004 se dio un compás de espera en su lucha. Pero en febrero de 2005, la base demostró su consciencia y poder colectivo durante un valiente paro de labores con el cual lograron frenar otra ronda de medidas anti-laborales por parte de Alcoa y CTM.

La acción a seguir es:

Demandar al gobierno de México respuesta pronta, clara y específica, no más evasivas ni vaguedades, a la información que le solicita el Comité de Libertad Sindical. evasivas.

Pedir a Alcoa que, haciendo honor a sus Valores y Principios que incluyen el respeto a la libertad de asociación, proporcione al gobierno de México y a la OIT las evidencias con que cuenta sobre las conductas antisindicales en que incurrieron anteriores gerentes de la compañía, y las medidas que ha tomado para garantizar hoy y en lo sucesivo que Alcoa se abstendrá de “toda presión o amenaza sobre los trabajadores que ejercen actividades sindicales”.

Vea también: Demandas de los trabajadores ante Alcoa


Ir arriba